Estudio Alternativas para la inclusión de FNCER en la matriz energética colombiana

ser1

Alternativas para la inclusión de FNCER en la matriz energética colombiana SER COLOMBIA Mayo 2017

VER MÁS...

La revolución de la energía verde

11

 Colombia está dando pasos para promover energías más amigables con el medioambiente. Inversionistas nacionales y extranjeros alistan proyectos en todo el país, pero piden condiciones más favorables.

Los altos costos del servicio de energía que le restan competitividad al país, unidos a los incentivos para buscar alternativas más amigables con el medioambiente, están llevando a muchas empresas a la autogeneración con el uso de tecnologías renovables no convencionales. 

En la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), del Ministerio de Minas, están registradas más de 180 iniciativas del sector privado para el desarrollo de proyectos a pequeña y gran escala. De ese número, el 87 por ciento corresponde a energía solar a través de la construcción de granjas o techos solares. Los restantes son de energía eólica (impulsados por el viento) y ocho de biomasa, que utilizan desechos orgánicos.

Hay 2.000 megavatios en energías limpias esperando ingresar al país

Gremio cree que las fuentes no convencionales de energías renovables no son prioridad para Gobierno.
Por: ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
7:56 pm | 19 de Septiembre del 2016

 noti1

Mientras las autoridades energéticas todavía no definen los cambios al precio de escasez (pago máximo por generar energía) y cuando todavía no ha sido reglamentada en su totalidad la Ley de Energías Renovables, los inversionistas del sector están a la espera de que existan condiciones para plantear proyectos de generación de energía basados en fuentes no convencionales renovables, como el viento, la solar (fotovoltaica) y la biomasa, entre otras.  La Asociación de Energías Renovables (Ser Colombia) señala que, en diferentes proyectos de todo tipo, hay iniciativas que aportarían una capacidad instalada nueva de al menos 2.000 megavatios, equivalente al 7 por ciento de la capacidad actual, y que resultarían útiles ahora que el pasado fenómeno del Niño mostró la imperiosa necesidad de diversificar la matriz energética.