Energía Estratégica- Subestaciones eléctricas digitales: La solución de Siemens Energy para operar de manera más eficiente y a menores costos

Desde la compañía aseguran que esta tecnología permite una reducción de hasta el 80% en el uso de cables de cobre, su fase de instalación se reduce en un 40%, los relés utilizan hasta el 60% menos del espacio y el área en el patio se reduce en un 50%. Además, se minimizan los tiempos de interrupción ante fallas al tener la información más detallada y en tiempo real.

Ayer, en un webinar organizado por SER Colombia, Ricardo Yate, Gerente de Ingeniería de Transmisión de Siemens Energy, precisó el tipo de solución tecnológica que está brindando la compañía en subestaciones digitales, que permiten una serie de ventajas comparativas respecto a las convencionales.

La señalización de los equipos primarios de una subestación convencional se realiza con grandes extensiones de cables de cobre que van hasta casetas de control, donde están los equipos de control y protección, la inteligencia del sistema.

En cambio, la subestación digital recolecta información, la digitaliza desde el nivel cero y minimiza estos costos de cables, e incluso los reemplaza por fibra óptica, que resulta más económica y manejable. Según se señaló en el webinar, las estaciones digitales reducen hasta un 80% en el uso de cables de cobre.

Esto trae muchas ventajas y permite aplicaciones en general, como la mitigación del riesgo eléctrico al cual está expuesto el personal que trabaja en las subestaciones convencionales en las que el cableado es de cobre.

Otro beneficio es la ligereza del equipo que permite la minimización del área física, donde los relés utilizan hasta el 60% menos del espacio que una subestación convencional y el área en el patio se reduce en un 50%.

En cuanto al monitoreo y diagnóstico para gestión de activos, la implementación de sistemas de gerenciamiento remoto en los equipos de patio de las subestaciones permite la prevención de desconexiones no programadas, además de la mitigación de movilizaciones al campo, las rutinas de mantenimiento periódico.

Esto permite que se minimicen los tiempos de interrupción ante fallas al tener la información más detallada y en tiempo real.

Con la implementación de estos sistemas de gestión de activos, el mantenimiento deja de ser correctivo para basarse en la condición del equipo, esto implica menor riesgo, extiende la vida útil de los equipamientos y genera las herramientas para el prorrateo de los gastos de reemplazo o reparación al equipo correcto. El resultado es una reducción de los costos operativos y de mantenimiento.

Fuente: Energía Estratégica