Portafolio- Los pasos del país en la ruta de la transición energética

El desarrollo de renovables, aumento en oferta de gas, almacenamiento de energía con baterías y nueva ley, ejes para cumplir con la descarbonización.
 

Colombia está dando los pasos firmes y en la dirección correcta en su intención de desarrollar su política de Transición Energética. Con el impulso fuerte en transformación del sector en el plano técnico, regulatorio, de infraestructura y de mercado, busca superar retos como la alta vulnerabilidad de la industria ante fenómenos hidrometereológicos y los efectos del cambio climático.

Así mismo, cerrar las brechas para el acceso a la energía eléctrica y modernizar instituciones y normas que no han sido actualizadas desde mediados de la década de los noventa.

Y un gran paso en esa dirección fue la puesta en marcha de la Misión de Transformación Energética, equipo interdisciplinario conformado por 20 expertos nacionales y extranjeros, quienes realizaron recomendaciones de política pública a partir del análisis de las mejores prácticas internacionales y las más recientes investigaciones académicas en la materia, como la configuración del mercado eléctrico, la promoción de la descentralización y la digitalización de la energía eléctrica, el cierre de la brecha de acceso y la reformulación de los subsidios del sector.

Por primera vez, Colombia contará con una hoja de ruta clara para la modernización del sector eléctrico, en beneficio de los usuarios. Este grupo interdisciplinar de expertos ha puesto sus conocimientos al servicio del país y gracias a sus aportes, seguiremos avanzando hacia la modernización del sector eléctrico, generando desarrollo, cierre de brechas y contribuyendo a la mitigación del Cambio Climático”, dijo Diego Mesa Puyo, ministro de Minas y Energía.

La hoja de ruta

Para llevar a cabo la política de Transición Energética, y de paso lograr la descarbonización, el país trazó una hoja de ruta sobre cuatro grandes ejes. Así, con el desarrollo de los proyectos de fuentes renovables no convencionales, el aumento en la oferta de gas natural, el almacenamiento de energía eléctrica con baterías, y las normas como la recientemente aprobada Ley de Transición Energética, se busca cumplir con los acuerdos que la nación suscribió en el COP21 de París.

Se trata de una hoja de ruta con los temas de fondo que va a cambiar el mercado energético, y con una consecuente transformación regulatoria. El desarrollo de proyectos eólicos y solares, sumado a la colocación de nueva oferta de energía, así como de nuevos actores mercado van a hacer más eficiente el sector”, señaló Germán Corredor, director ejecutivo de la Asociación de Energías Renovables (SER Colombia).

Por su parte, Luz Stella Murgas, presidenta de la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas) señaló que el gas natural y las energías renovables no convencionales son el complemento ideal para garantizar el abastecimiento energético con competitividad. Más teniendo en cuenta que el gas natural ya llega a más de 10,3 millones de usuarios, en su mayoría familias de bajos recursos, que hoy confían en nuestra industria y en nuestro sistema” […].

Fuente: Portafolio